Alberca para rehabilitación



La rehabilitación hace referencia al conjunto de técnicas y métodos que sirven para recuperar una función o actividad del cuerpo que ha disminuido o se ha perdido a causa de un accidente o de una enfermedad. Existen muchos enfoques de rehabilitación para mejorar la capacidad funcional. Un ejemplo lo constituyen los ejercicios en el agua. Estos ejercicios, a menudo denominados en la literatura como hidroterapia, se definen según la Hydrotherapy Association of Chartered Physiotherapists Guidance on Good Practice in Hydrotherapy, como un programa terapéutico diseñado por un fisioterapeuta con entrenamiento específico, que utiliza las propiedades del agua para mejorar las funciones deterioradas, en una alberca para rehabilitación o de hidroterapia seleccionada y construida para este propósito. La hidroterapia en la alberca para rehabilitación, constituye un recurso terapéutico de gran relevancia en áreas de actuación fisioterapéutica, utilizando diferentes técnicas con el objetivo de prevenir dolencias, promover y mantener la salud y rehabilitar individuos con disfunciones funcionales.



¿Cuáles son los beneficios de la alberca para rehabilitación?


El agua es un medio que logra sus efectos terapéuticos ya que dispone de unas propiedades mecánicas y térmicas dependientes de la profundidad y temperatura de la alberca para rehabilitación, que ayudan a que la actividad sea más fácil, ya que nos provee de una mayor libertad de movimiento y seguridad, además de ser un medio que solemos relacionar con pasar un buen rato. Por lo que la alberca para rehabilitación es un buen lugar donde poder realizar actividad física, sobretodo para las personas que refieren alguna limitación física o fatiga que no les permita realizar ejercicio durante un tiempo prolongado fuera del agua.


La alberca para rehabilitación es un medio de tratamiento donde se aplican las técnicas o programa terapéutico que el fisioterapeuta determine según la edad, estado físico, patología y grado de evolución de cada paciente.


Las aplicaciones terapéuticas que provocan los principios mecánicos son las siguientes:

o La flotación ayuda a realizar ejercicio pasivo, asistir el ejercicio, reduciéndose el estrés sobre las articulaciones y resistir el movimiento para mejorar la fuerza muscular.

o La inmersión ayuda a mantener o restaurar la movilidad de un segmento. También mejora la propiocepción, el equilibrio y la coordinación (por ejemplo, durante la marcha).

o Mejora del estado psicológico y emocional del sujeto. Se debe a que existe una mayor seguridad en el movimiento, así como una mayor movilidad con menos dolor.

o Mejora la circulación de retorno venoso.

o La inmersión prolongada genera relajación muscular, si bien hay que tener en cuenta que cuando el tiempo de inmersión es excesivo puede producir fatiga y cansancio.


Los principios térmicos son: aplicaciones calientes y frías. Entre las aplicaciones terapéuticas de dichos principios constan:


o Analgesia, pues el calor aumenta el umbral de sensibilidad de los nociceptores y disminuye la velocidad de conducción nerviosa y la contractura muscular.

o Aumento de la temperatura local y vasodilatación. El calor genera un incremento de la temperatura corporal entre 0,5 y 3ºC.

o Efecto antiespasmódico. Se produce una disminución del tono muscular, por

lo que mejora la movilización.





¿Qué personas se ven beneficiadas de este tipo de rehabilitación?


Realmente no importa tu edad, tampoco si sabes nadar o no la terapia en la alberca para rehabilitación tiene amplios beneficios para todos, especialmente:

a) Personas con problemas cardiorrespiratorios leves o moderados.

b) Personas con algún tipo de discapacidad, de escasa actividad física.

c) Gente con problemas psicomotrices, de coordinación dinámica general y equilibrio tanto dinámico como estático.

d) Personas con atrofia general o falta de tono muscular.

e) Gente con escasa movilidad articular y flexibilidad.

f) Personas nerviosas, intranquilas, estresadas y con dificultad para relajarse.

g) Con problemas de baja autoestima, escasa auto confianza y de expresión negativa.

h) Con lesiones generales de toda la columna vertebral (cervical, dorsal y lumbar).

i) Y en general para todas aquellas personas amantes del medio acuático y con ganas de realizar ejercicio.

Sin embargo es importante mencionar que también hay contraindicaciones como las siguientes: a) Enfermedades infectocontagiosas. b) Enfermedades agudas con fiebre, patologías víricas comunes. c) Enfermedad respiratoria o cardiaca de gravedad extrema o descompensada que precisen otros tratamientos más agresivos. d)Algunas enfermedades de la piel o de las mucosas.


Entre los diversos métodos que se pueden aplicar en la alberca para rehabilitación, siempre valiéndose de las propiedades físicas que posee el agua, podrían destacarse como los principales el método Bad Ragaz, Watsu, Halliwick y Ai Chi. Recuerda que es muy importante acudir con el profesional de la salud el medico rehabilitador o el fisioterapeuta puede informarte mas sobre estos métodos y mediante una valoración previa determinar cual es el tratamiento indicado para ti.




Referencias.


Garcia MK, Joares EC, Silva MA, Bissolotti RR, Oliveira S, Battistella LR. Conceito Halliwick inclusão e participação através das atividades aquáticas funcionais. Acta Fisiatrica. 2012; 19 (3): 142-50


Ibarra Cornejo JL, Quidequeo Reffers DG, Eugenin Vergara DA, Beltrán Maldonado EA, Ricci Muñoz SR, Fernández Lara MJ. Efectividad de la hidroterapia para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida y función física en adultos con osteoartritis de rodilla: revisión sistemática. Rev Soc Esp Dolor 2015; 22(4): 168-174.


J M Pazos, A González, Técnicas de hidroterapia. Hidrocinesiterapia. Fisioterapia 2002; 24(2) 34-42

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter