Desarrollo del lenguaje en los niños


La adquisición de las capacidades de comprensión y expresión lingüística es un proceso acumulativo que se inicia con el nacimiento del bebé. En cuanto llega al mundo, el bebé comienza a escuchar los fonemas y a identificar las estructuras verbales que poco a poco irá adquiriendo para comunicarse con quienes lo rodean y así cubrir sus necesidades.

En este artículo describiremos las etapas del desarrollo del lenguaje en niños pequeños, desde las primeras vocalizaciones indiferenciadas hasta la adquisición de los componentes complejos del habla que a largo plazo permitirán el perfeccionamiento de las capacidades comunicativas.


ETAPAS DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE


I. Etapa prelingüística (del nacimiento al año de edad)

Es la etapa en la cual el niño se prepara adquiriendo una serie de conductas y habilidades a través del espacio de relación; es decir, la interrelación entre el niño, el adulto, y lo que se genera entre ellos, así también, cómo se adapta e integra a los estímulos dados por el medio. La comunicación se da mediante señas, gestos, ruidos y las emisiones del niño no son reconocidas como palabras que emplean los adultos.


II. Etapa de una palabra (del año a los dos años de edad)

Las emisiones del niño son reconocidas por los adultos como una palabra o aproximaciones a palabras empleadas por los adultos. Ya no solo realiza emisiones fónicas sino que empezará a expresarse verbalmente a través de palabras y frases con contenido semántico y sintáctico. Los adultos encuentran relación entre la palabra que interpretan y la situación en la que el niño la produce.


III. Etapa del lenguaje telegráfico (del año y medio a los dos años seis meses)

Sus emisiones son generalmente de dos o más palabras o aproximaciones. Sin embargo, aún no son reconocidas como oraciones. A pesar de que sus emisiones empiezan a ser más largas, no siempre son comprensibles. Emplea palabras de contenido (sustantivos y verbos) y no palabras de función (conectivos).


IV. Etapa de frases y oraciones simples (de dos años seis meses a tres años seis meses de edad)

Sus emisiones son breves y algunas dependen del contexto, pero estas ya son reconocidas por el adulto como frases u oraciones. Existen funciones de sujeto y predicado.


V. Etapas de oraciones complejas (de los tres-cuatro años en adelante)

Su comunicación verbal es más fluida; sus emisiones son más largas y libres de contexto. Sus oraciones complejas se forman de la unión de varias oraciones simples. Los avances posteriores son poco perceptibles. Desde el punto de vista fonológico, se observa que a la edad de tres a tres años y medio, los niños han adquirido los sonidos m, ch, ñ, k, t, y, p, n, l, f, y diptongos ua y ue. Entre los cuatro y los cuatro años y medio, adquieren r, b, g, pl, bl, y el diptongo ie. Entre los cinco y los cinco años y medio, los grupos kl, br, fl, kr, gr y los diptongos au y ei. Por último, entre los seis y los seis años y medio, se observa la adquisición de los fonemas s, rr, de los grupos pr, gl, fr, tr y del diptongo eo.



FACTORES QUE PUEDEN INTERFERIR EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE



  • El contexto ambiental en el que el niño vive y crece juega un papel fundamental en la adquisición y desarrollo de la comunicación y del lenguaje. El lenguaje se va conformando gracias a la exposición de modelos lingüísticos correctos y al establecimiento de situaciones que favorezcan su práctica consolidación, perfeccionamiento y generalización.


  • Sobreprotección, en la cual se sustituye continuamente al niño, no se le posibilita el contacto con elementos que generen experiencias de aprendizaje, el adulto se anticipa a sus necesidades, envolviendo al niño en un ambiente que no le deja interaccionar activamente; se propicia, en este contexto, un retraso en el lenguaje tanto a nivel pragmático como receptivo y expresivo.


  • Un nivel cognitivo bajo o inmaduro genera retrasos en la comunicación y en el lenguaje receptivo y expresivo.


  • Aspectos individuales, de tipo orgánico como pérdidas auditivas, síndromes (factores de orden genético), lesiones cerebrales (de orden neurológico) o malformaciones anatómicas y sus disfunciones.


Cuando escuchamos al niño tenemos que valorar cómo se comunica, y su nivel de comprensión y expresión; resulta grave que un niño no tenga el deseo comunicativo, lo haga de forma incompleta o pronuncie mal algunos fonemas, en este caso podemos recurrir a una intervención de un Terapeuta de Lenguaje, en donde se establezcan códigos elementales de interacción que serán la base para el desarrollo del mismo; ya que estimular el aspecto oral de la comunicación y el lenguaje es de suma importancia para el desarrollo pleno del infante.




Referencias

  • Ferri Silvestre L. (2003) Desarrollo evolutivo en la primera infancia: Comunicación y lenguaje en atención temprana. Revista Minusval. N Especial.; Disponible en: http://sid.usal.es/idocs/f8/8.2.1.2-139/especialat/minusval_especial_at.pdf


  • Pérez, P.; Salmerón, T. (2006) Desarrollo de la comunicación y del lenguaje: indicadores de preocupación Pediatría Atención Primaria. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria Madrid, España. 8 (32) 111-125.

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter