Ejercicio Físico para Fibromialgia.



¿Qué es la fibromialgia?


La fibromialgia es una alteración caracterizada por dolor crónico generalizado con puntos específicos sensibles a la exploración física. A menudo se asocia con la relación de otros síntomas tales como la fatiga, alteraciones del sueño, rigidez y trastornos del ánimo. Además de alteraciones psicológicas y cognitivas que pueden afectar gravemente a las actividades de la vida diaria.

La mayoría de los pacientes con fibromialgia son sedentarios y tienen una baja condición física, esto puede agravarse por el dolor.


¿Cuál es la causa de la fibromialgia?


En ocasiones, la fibromialgia puede desarrollarse por sí sola, cualquier persona puede desarrollar la fibromialgia, pero es más común en:

● Mujeres

● Personas con algunas enfermedades como lupus, artritis reumatoide y espondilitis anquilosante

● Familiares con antecedentes de fibromialgia


¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?


Los más comunes incluyen:

● Dolor y rigidez en todo el cuerpo

● Fatiga y cansancio

● Problemas con el pensamiento, memoria y concentración

● Depresión y ansiedad

● Dolores de cabeza, incluyendo migrañas

● Síndrome del intestino irritable

● Adormecimiento u hormigueo en manos y pies

● Dolor en el rostro o mandíbula, incluyendo una afección conocida como trastorno de la articulación temporomandibular

● Problemas para dormir





¿Cómo se trata la fibromialgia?


El ejercicio físico se considera como la principal estrategia no farmacológica en el tratamiento de la fibromialgia, tomando en cuenta que este ejercicio debe de ser prescrito de forma personalizada por un profesional de la salud como lo es un FISIOTERAPEUTA . La fibromialgia se trata con una combinación de terapias, las que pueden incluir medicamentos, cambios de estilo de vida, terapia conversacional y tratamientos complementarios como hacer ejercicio regularmente.

Terapia conversacional: Algunas como la terapia cognitiva conductual puede ayudarle a aprender estrategias para lidiar con el dolor, estrés y sus pensamientos negativos.



¿Qué tipo de ejercicios son los más adecuados?


Los ejercicios adecuados pueden ser practicar una actividad aeróbica de bajo impacto, caminar, nadar, andar en bicicleta. Un buen objetivo es realizar, al menos, 30 minutos de ejercicio aeróbico, tres veces por semana.

El entrenamiento de fuerza, también llamado «entrenamiento de resistencia», puede ser útil. El entrenamiento de resistencia es un tipo de ejercicio que puede implicar el levantamiento de pesas, y el uso de máquinas o bandas elásticas de resistencia. Los ejercicios de fortalecimiento también parecen reducir el dolor y mejorar la calidad de vida y la fuerza muscular.


Es posible que algunas prácticas cuerpo-mente mejoren los síntomas y el bienestar general. El yoga y el taichi son prácticas que en combinación con la meditación, los movimientos lentos, la respiración profunda y la relajación. Se ha demostrado que ambas ayudan a controlar los síntomas de fibromialgia. Este tipo de programas tiene como objetivo principal evitar el círculo vicioso entre el dolor, los trastornos psicológicos y la inactividad comunes en este síndrome. Mientras que la fatiga subyacente, el dolor o la depresión pueden contribuir a estilos de vida sedentarios y la baja aptitud física, varios estudios han demostrado que las mujeres con fibromialgia son capaces de realizar ejercicio aeróbico de intensidad moderada, ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad. Sin embargo, para que este ejercicio sea eficaz, tiene que ser cuidadosamente prescrito y controlado. La intensidad del ejercicio debe ser el adecuado para que pueda derivar en efectos positivos del entrenamiento, pero no tan elevada, los pacientes con FM tienen distintos niveles iniciales en sus capacidades físicas; algunos de ellos pueden ejercitarse a intensidad moderada-alta, mientras que para otros esa intensidad puede incrementar el dolor.


El entrenamiento de la fuerza y la flexibilidad conlleva beneficios sintomáticos y en la condición física de estos pacientes En la atención de estos se deberá individualizar los programas para este grupo poblacional, atendiendo a sus diferentes niveles de afectación. La prescripción debería comenzar a baja intensidad y corta duración, para progresivamente incrementar ambos parámetros hasta el umbral de la fatiga.



Referencias.

-Sañudo, B.; Galiano, D.; Carrasco, L.; de Hoyo, M. Evidencias para la prescripción de ejercicio físico en pacientes con fibromialgia Revista Andaluza de Medicina del Deporte, vol. 3, núm. 4, octubre diciembre, 2010, pp. 159-169 Centro Andaluz de Medicina del Deporte Sevilla, España

-Alberto Loza. (2018). EJERCICIO AERÓBICO COMO TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO PARA LA FIBROMIALGIA. 2021, de Universidad Inca Sitio web: http://repositorio.uigv.edu.pe/bitstream/handle/20.500.11818/2325/TRAB.SUF.PROF.%20AL BERTO%20LOZA%2C%20GISSELA%20ELBA.pdf?sequence=2&isAllowed=y



Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter