Nutrición y su relación con el Sistema Inmunológico


Actualmente se escuchan millones de consejos y remedios caseros que “se recomiendan” para subir y/o reforzar las defensas del cuerpo, sin embargo, la realidad es que no hay un fórmula mágica para ello. Actualmente hay diversos estudios que demuestran que una dieta equilibrada es clave para reforzar y mantener en óptimo funcionamiento el sistema inmunológico.


¿Recuerdan que siempre les he comentado que los planes de alimentación deben ser personalizados? Bueno, esta es una de las principales razones por la cual una alimentación acorde a las necesidades de cada individuo es clave no solo para la mejora de la composición corporal, si no, también para un estado de salud óptimo. El aporte de energía debe de ser el correcto: ni por encima, ni por debajo de las recomendaciones. Un aporte excesivo de energía afecta la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones, puesto que la obesidad está ligada a una mayor incidencia de este tipo de enfermedades. Ahora si nos vamos al otro extremo en personas con dieta hipocalóricas no supervisadas por un especialista en nutrición la función inmunológica se ve alterada derivado de una falta de nutrientes esenciales para el organismo.


Pero primero que nada… ¿Qué es el sistema inmune?


En términos generales, el sistema inmune es un red compleja de defensas (escudos) que protegen al organismo de agentes potencialmente dañinos, el cual posee la capacidad de responder ante millones de sustancias extrañas (antígenos), a través de una secuencia de reacciones (respuesta inmune), el cual es capaz de reconocer y eliminar agentes patógenos. De esta manera es capaz de distinguir lo “ajeno” de lo “propio” y prevenir la invasión de agentes infecciosos en el organismo.


Cuál es el papel de la nutrición?


Como lo mencioné anteriormente, la disponibilidad de nutrientes influye directamente en la funcionalidad del sistema inmunitario, un bajo aporte de nutrientes esenciales puede afectar directamente el sistema inmunológico, incrementando la incidencia o gravedad de infecciones debido a deficiencias nutrimentales específicas, volviendo al individuo más susceptible a las infecciones. Sin embargo, puede ocurrir también el efecto contrario, ciertas infecciones pueden interferir y afectar el estado nutricional y provocar diversos síntomas como supresión del apetito, mala absorción, etc., comprometiendo a la vez la función inmunitaria.


Lo cierto es que nuestro estado de salud está condicionado directamente de nuestro estilo de vida, pero principalmente por nuestra alimentación. Entonces… ¿Qué recomendaciones debemos seguir?


  • Llevar una dieta equilibrada y variada, incluir todos los grupos de alimentos; desde frutas, verduras, cereales integrales, leguminosas, frutos secos, lácteos (de preferencia bajos en grasa), proteínas tanto de origen animal como de origen vegetal (carne de res, pollo, pescado, leguminosas, etc.). Debemos de recordar que cada alimento aporta nutrientes esenciales específicos para el organismo y la omisión de alguno de ellos puede desencadenar padecimientos asociadas a la deficiencia de alguno de ellos afectando el estado de salud.

  • Descansar adecuadamente favorecerá un óptimo funcionamiento de las defensas del organismo. Recordemos que el sueño resulta imprescindible para mantener la homeostasis (equilibrio) del organismo, además de que actúa como regulador del sistema inmunológico, ya que durante el sueño se llevan a cabo funciones prescindibles para su funcionamiento y equilibrio.

  • La actividad física aeróbica y de intensidad moderada debe de formar parte de las actividades regulares y pautadas, ya que se ha demostrado que esta cumple una función moduladora sobre el sistema inmunológico y que en combinación de una adecuada alimentación es parte fundamental en la prevención de enfermedades relacionadas al sistema inmunológico.

  • Controlar el estrés; las hormonas que regulan el estrés modifican el funcionamiento del sistema inmunológico de manera negativa, reduciendo significativamente o suprimiendo su funcionamiento, haciéndonos más susceptibles a las infecciones.

  • En casos excepcionales si la alimentación no es equilibrada (dietas vegetarianas, dietas especializadas) o en el caso contrario, que las demandas de nutrientes sean tan elevadas que la alimentación misma no alcance a cubrir la totalidad de los requerimientos (embarazo, crecimiento, atletas de alto rendimiento, etc.) se puede recurrir a suplementos de vitaminas o minerales, los cuales solo el especialistas de la salud como médicos o nutriólogos pueden recetar y determinar la dosis a consumir.


Hablar del sistema inmunológico en general es un tema extenso, sin embargo, el principal objetivo en esta ocasión era hacer hincapié en la importancia de mantener una alimentación equilibrada y hábitos saludables que ayuden a mantener en óptimo funcionamiento las defensas de nuestro organismo. No olvides asesorarte de tu especialista en nutrición el cual diseñará para ti, una plan de alimentación acorde a tus necesidades y te ayudará a mantener un óptimo estado de salud.


REFERENCIAS

  1. Rico Rosillo, M. G., & Vega Robledo , G. B. (2018). Sueño y sistema Inmune . Revista Alergia México , 65(2), 160-170. Recuperado de http://www.scielo.org.mx/pdf/ram/v65n2/2448-9190-ram-65-02-160.pdf

  2. Gómez González, B., & Escobar , A. (2006). Estrés y sistema inmune. Revista Mexicana de Neurociencia, 7(1), 30-38. Recuperado de https://www.medigraphic.com/pdfs/revmexneu/rmn-2006/rmn061f.pdf

  3. Aguilar Londoño , C., Zuluaga Zapata, N., Grajales Patiño , P., & Carballo Gracia , D. (2006). Ejercicio y sistema inmune . IATREIA, 19(2), 189-198. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/iat/v19n2/v19n2a7.pdf

  4. Zapatera , B., Prados , A., Gómez-Martínez , S., & Marcos , A. (2015). Inmunonutrición: Metodología y Aplicaciones. Revista Española de Nutrición Comunitaria , 21(1), 144-153. Recuperado de http://renc.es/imagenes/auxiliar/files/NUTR.%20COMUN.%20SUPL.%201-2015%20_Inmunonutricion.pdf

  5. Vilaplana I Batalla , M. (2010). Nutrición y Sistema Inmunitario. Una relación muy estrecha. . Ámbito Farmacéutico, 29(6), 75-80. Recuperado de https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-pdf-X0212047X10875671

  6. Sheffler K., García A., Steiner K, Torres C., Rocha R., Peniche C. Suplementos, ayudas ergogénicas y sistema inmunitario. En: Peniche C, Boullosa B, ed. Nutrición aplicada al deporte. 1er ed. México: McGraw-Hill; 2011:307-351.

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter