Planificación de entrenamiento.


Este asunto del plan de entrenamiento es realmente mucho más complejo de lo que la mayoría de las personas piensa, de hecho, no es exactamente lo que estás pensando: una serie de rutinas de ejercicio impresas o digitales o un calendario de sesiones de entrenamiento que si se realizan te permitirán lograr tal o cual meta. El plan de entrenamiento antecede a la prescripción de cualquier sesión de entrenamiento y paradójicamente, no tiene sesiones de ejercicio, sino que es una guía detallada (parecido a unos planos arquitectónicos) de ¿qué?, ¿cómo? ¿cuándo? ¿cuánto? ¿con qué equipamiento? ¿en qué condiciones?... se realizará el entrenamiento de una persona o equipo deportivo para lograr los objetivos planteados previamente. Un plan de entrenamiento incluye también las evaluaciones (médicas, técnicas, teóricas, fisiológicas, morfológicas etc) que habrán de realizarse a lo largo de la temporada y que permiten conocer de manera objetiva el estado de rendimiento del deportista. Asimismo, el plan de entrenamiento abarca y prevé las expectativas de rendimiento conforme se desarrolla el entrenamiento (intenta ser una bola de cristal que ve el futuro, es en serio).


La creación de un plan de entrenamiento es un proceso fundamentado en principios científicos, bastante laborioso y complejo, y estas características son las que probablemente hagan que la mayoría de los entrenadores lo eviten y opten por improvisar las sesiones, con los pobres resultados y riesgos que esto conlleva (muchos no los conocen cabalmente o siquiera saben elaborarlos, ¿no me crees? pregunta a los entrenadores de tu club o gimnasio. Por otro lado, su creación puede resultar un tanto frustrante, porque la mayoría de los deportistas amateurs simplemente no siguen el plan de entrenamiento, de manera que tan solo tras algunas semanas de haber iniciado con el plan “ya no sirve”, porque no se han apegado en un porcentaje mínimo necesario a lo planeado; en lo personal, para algunas personas solo una primera vez elaboró un plan de entrenamiento, después ya no, simplemente porque no ofrece valor agregado por la inconsistencia de la persona en sus sesiones. Si bien es una guía flexible del proceso de preparación de un deportista, es indispensable para que se explote su potencial, que el atleta se apegue en cierto porcentaje mínimo a lo planeado y solo ajustarlo en ciertas circunstancias como lesión, enfermedad o situaciones ineludibles (como cuando uno de sus hijos se enferma).




¿Cómo se confecciona un plan de entrenamiento?


El proceso de creación de un plan de entrenamiento se denomina planificación (se quebraron la cabeza los metodólogo!) y para el amateur, empieza con el planteamiento de metas, las cuales sugiero ampliamente que no sean solo enfocadas en resultados o marcas: “calificar a Boston”, “ser top 10 en mi categoría de edad”, “romper mi marca en x distancia” etc. sino también habrás de enfocarlas en procesos, las cosas que te permitirán mejorar como atleta y persona: “cumplir con el 95% de las sesiones planeadas”, “dormir al menos 7 horas seguidas en la noche”, “disminuir mi ingesta de café gradualmente hasta que solo tome una o ninguna taza cada dia”...

Otra clave para la creación de tus metas es un tanto dicotómica: por un lado, ha de ser alcanzable o realista (prepararse para un triatlón de larga distancia en 2 meses y entrenando 3 veces a la semana no lo es). Por el otro lado, debe representar un reto, una dificultad alta, suficiente para que al lograrla te sientas satisfecha.

Procura que tus metas sean objetivas/medibles de manera que puedas más fácilmente corroborar su logro y seguir el progreso para alcanzarla. Por último, cerciórate de la propiedad intelectual de la meta, quiero decir con esto que la meta sea tuya, no de tu pareja, grupo de amigos o entrenador.

Un plan de entrenamiento es una herramienta indispensable para el entrenador y sumamente útil para el atleta que ha decidido llevar su rendimiento al siguiente nivel, su creación no es fácil y se requiere de conocimientos específicos, pero tu puedes aportar mucho al proceso, empieza por escribir tus metas y en la próxima entrega abordaré el tema de la planificación del entrenamiento y de cómo la tecnología lo facilita y permite su seguimiento día a día.


“Trabaja hoy en las cosas que nadie quiere hacer, para mañana hacer las cosas que nadie puede”



Referencias

  • Issurin V. New Horizons for the Methodology and Physiology of Training Periodization. Sports Med 2010.

  • Friel J. Your Best Triathlon. Part I. Velopress. 2010

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter