Rehabilitación del lenguaje en parálisis facial


La parálisis facial se describe como una alteración neurológica producida por una lesión en el nervio facial, afecta la musculatura de la mímica, generando alteraciones estéticas, funcionales y psicosociales. Los pacientes afectados pueden presentar incapacidades variables de las funciones de los músculos y expresiones faciales, por ejemplo; imposibilidad para cerrar los ojos, elevar las cejas, sonreír, hablar y comer.

El lugar de la lesión determina qué estructuras están comprometidas y en qué modo, describiendose 2 tipos de parálisis facial:

  • Parálisis Facial Central (PFC): Se acompaña con frecuencia de hemiplejia (parálisis de la mitad del cuerpo) del mismo lado de la lesión. Afecta al movimiento voluntario de la parte inferior de la cara, pero no a los músculos frontal y orbicular de los párpados, que son los encargados de cerrar los ojos. Además, suelen ser normales los movimientos faciales reactivos a emociones.


  • Parálisis Facial Periférica (PFP): También es conocida como Parálisis de Bell, es causada por la afección aguda del nervio facial a nivel periférico; origina pérdida del movimiento voluntario en todos los músculos faciales del lado afectado y es la más común de las parálisis. La PFP puede ser unilateral o bilateral, completa si abarca todos los músculos del lado afectado, o parcial si sólo afecta a un grupo de ellos, siendo la unilateral la forma más frecuente de presentación, afectando la hemicara del nervio lesionado.


Los signos y síntomas de la parálisis facial dependen del lugar de la lesión en el nervio, pero existen caracteres comunes enlistados a continuación:


  1. Pliegues y arrugas ausentes o indefinidos.

  2. Caída de los párpados y comisura de la boca

  3. Incremento en la sensibilidad a los cambios de temperatura

  4. Mayor secreción de saliva y lágrimas

  5. Visión borrosa o incompleta a consecuencia del trastorno de cierre de los párpados

  6. Pérdida del reflejo de parpadeo

  7. Asimetría al sonreír y hablar

  8. Derrame de los líquidos ingeridos

  9. Acumulo de alimentos sólidos entre la encía y el maxilar.

  10. Hipersensibilidad a los sonidos cotidianos, percibidos como insoportables, fuertes o dolorosos. Aunque también se puede presentar hipoacusia (disminución de percepción del sonido)

  11. Pérdida de la percepción del sabor en la mitad de la lengua


El diagnóstico precoz y la intervención temprana, marcarán la diferencia en la rehabilitación de este padecimiento, el pronóstico de recuperación aumenta en función del tratamiento oportuno. El objetivo primario de la atención médica es evaluar el grado, sitio y posibles causas de la lesión, para ayudar a la regeneración del nervio facial; el manejo multidisciplinario es clave para lograr mejores resultados, evitar el aislamiento social, la depresión y por ende la disminución de la calidad de vida.

El tratamiento logopédico es necesario ante una parálisis facial, aunque habitualmente no es considerado. La presencia de logopedas en servicios primarios lograría no solo recuperaciones completas, sino que evitaría problemas posteriores como cuadros de depresión y ansiedad.

Los terapeutas en comunicación humana, abordan las dificultades en el habla desde el momento en que se presenten en una parálisis facial, ya que las afecciones motoras podrìan propiciar problemas articulatorios y deglutorios.

Dentro de la terapia en comunicación humana, se evalúan puntos clave para la rehabilitación del paciente como:

  1. Posición de los músculos faciales en reposo y durante el habla espontánea.

  2. Marcas de expresión.

  3. Simetría o asimetría en el rostro

  4. Sincinesias (contracciones musculares involuntarias que se producen con el movimiento voluntario de un grupo de músculos opuestos).

  5. Movimientos específicos de la frente, los ojos, la nariz y los labios

  6. Tono muscular y calidad del movimiento

  7. Masticación.

  8. Movimientos y agilidad lingual

  9. Escurrimiento de la saliva

El objetivo principal de la intervención es dar funcionalidad a los movimientos y los músculos de la cara, así como la adecuación de las funciones para optimizar la capacidad alimenticia, la masticación, el habla y la expresión facial en cada individuo, beneficiando estéticamente para equilibrar todos los músculos orofaciales, potenciando la funcionalidad del paciente, de igual forma es necesario recalcar que la intervención de un equipo multidisciplinario de rehabilitación es indispensable para un enfoque terapéutico óptimo y eficaz.



Referencias.

  • Fernández, I. (2017). Revisión Sistemática de la Logopedia en la Parálisis Facial. Universidad de Valladolid. España.

  • Rodríguez-Ortiz, M. D. (2011) Parálisis facial periférica. Tratamientos y consideraciones. Archivos de Neurociencia. 16 (3) 148-155. Recuperado de: https://www.medigraphic.com/pdfs/arcneu/ane-2011/ane113g.pdf

  • Benitez, S., Danilla, S., Tronkoso, E., Moya, A., Mahn, J. (2016). Manejo Integral de la Parálisis Facial. Revista Clìnica Médica Las Condes. 27 (1), 22-28 doi: /10.1016/j.rmclc.2016.01.004

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter