top of page
  • Writer's pictureYsmar Román

¿Cómo mejorar la memoria?


¿Cómo mejorar la memoria?

La memoria es la capacidad de adquirir, almacenar y recuperar la información. Así, la memoria participa de todo ingreso de información, sea esta intencional o completamente involuntaria. Sin memoria no seríamos capaces de percibir, aprender o pensar, no podríamos expresar nuestras ideas.


Se pasa por tres procesos para decir que es un evento almacenado en la memoria. En el primero, la experiencia debe ser almacenada en la memoria, luego debe ser codificada u organizada de tal manera que tenga significado, y por último, esta experiencia ya codificada debe ser recuperada.


¿Qué puedo hacer para mejorar la memoria?


El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos frecuentemente la memoria, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecerán.


Existen una serie de acciones y tareas que realizamos a diario, y nos ayudan a mejorar la memoria. De hecho, se pueden realizar aun si no se observa una pérdida o falla de la memoria, y utilizarlas como medio de reforzamiento o proceso preventivo. Una de ellas es repasar mentalmente la rutina diaria, o llevar una agenda escrita para organizar el día; se recomienda realizar por lo menos 3 actividades similares durante el día, con esto podemos visualizar las actividades ya hechas y las que aún faltan por hacer evitando así olvidar algún detalle de las tareas pendiente y de esta manera se hace uso de la memoria constantemente.


El ser humano percibe la información a través de distintos canales (visual, auditivo, táctil, olfativo, gustativo), por medio de ellos también guardamos la información de distintas experiencias, es por ello que una de las claves para evocar la memoria de determinado evento, hay que exponerse en el estímulo puntual de uno de ellos, esto sería la clave para iniciar un ejercicio que ayude a trabajar la memoria, es decir, a través de fotos, imágenes y lugares se inicia una evocación de memoria visual; escuchar música nos lleva a recordar a través de la audición, tocar una determinada textura estaría activando la memoria a través del tacto, el aroma de algún perfume, una comida nos relaciona a experiencias con ese olor y finalmente sabores nos lleva a recordar situaciones vividas incluso en la infancia.


Para ayudar que estos procesos aparezcan, se recomiendan los siguientes puntos:

  • Evitar la pasividad y realizar actividades que hagan sentir útiles.

  • Cuidar la alimentación comiendo sano y procurar dormir de 6 a 8 horas diariamente, a fin de sentirse bien descansados y ayudar al cerebro a un mejor funcionamiento.

  • Relacionarse con las personas es crucial, ayuda a mantenernos activos, a utilizar el lenguaje y a poner en marcha nuestra cabeza.

  • Oxigenarse correctamente y practicar relajación a través de la respiración.

  • Nunca dejar de aprender cosas nuevas: mostrar inquietudes y ganas de aprender, de dejarse impresionar por los conocimientos. Nunca perder la curiosidad de saber más.

  • Ser independiente. No dejar que los demás te ayuden en todo.

  • Los juegos de palabras: Actualmente hay muchos juegos que ayudan a la práctica del lenguaje de manera que ayudan a que no se nos olviden las palabras. Además de los juegos de palabra, los juegos de mesa también ayudan a estimular la mente.

  • Reír, ya que la risa aleja el estrés que, en muchas ocasiones, es el culpable de los problemas de memoria.

  • Propiciar contar las anécdotas significativas, contar todos tus recuerdos a hijos, nietos, vecinos. También es viable llevar un diario o unas memorias en las que plasmar todos tus recuerdos día a día.

  • Introduce novedades en tu día a día para evitar caer en la monotonía.

  • Estimula todos los sentidos, oliendo flores, escuchando música, viendo preciosas obras de arte.

  • Dejar volar la imaginación. Esto es muy útil y muy fácil de hacer. Imaginar el final de una película o de un libro que se está leyendo, ponerle cara a las personas mientras surgen en las conversaciones.

  • Leer es tremendamente útil, ya que una de los beneficios de la lectura es que ayuda con los problemas de memoria estimulándola.

  • Observa tu alrededor y enumera todo lo que ves por las calles.

  • Realizar ejercicio físico.

  • Escuchar la radio y mirar programas culturales en la televisión.

  • Explicar tus conocimientos a los que te rodean.

  • Mantener el entorno ordenado.

  • Mira fotos y videos antiguos.

En cada actividad que se realiza al día es posible ejercitar la memoria ya que al llevar una serie de pasos o secuencia obtenemos mejor resultado desde lo más simple como las tareas diarias de higiene, alimentación, vestirse, hasta lo más complejo, como podría ser adquirir nuevos conocimientos.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

  1. Jauregui M., Razumiejczyk M. (2011). Memoria y aprendizaje. Revista Virtual de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador, 26 (1) 20-22https://racimo.usal.edu.ar/4501/1/174-712-1-PB.pdfhttps://racimo.usal.edu.ar/4501/1/174-712-1-PB.pdf

  2. García A., (2012). Memoria humana. Psicología, 7 (3) 136-139https://es.scribd.com/document/458491957/La-memoria-humana-Garcia



132 views
Entradas recientes
bottom of page