Cupping Therapy (terapia por ventosas) ¿funcionan?



Durante los más recientes Juegos Olímpicos, pudimos observar el gran desempeño de los atletas en diferentes deportes, el triple-triple en el atletismo de Usain Bolt o a la “bala de Baltimore” Michael Phelps, que consiguió su medalla de oro número 23 en la natación, sólo por mencionar algunos. Un punto interesante relacionado con su desempeño es que nos mostraron algunos de los métodos utilizados en su recuperación, por ejemplo las marcas que tenía Phelps en su cuerpo o mejor dicho cupping therapy (terapia de ventosas). Pero, ¿éste tipo de tratamiento en realidad funciona o Phelps impuso moda?


¿Qué son las ventosas?

La terapia de ventosas tiene su origen en la medicina tradicional china. Se utiliza con diferentes tipos de copas, tales como copas de bambú o de barro, para colocarlas en puntos de acupuntura en la piel de los pacientes, generando en la zona hiperemia o hemostasia local con el propósito de obtener recuperación de los tejidos.


Los registros más antiguos de las ventosas se encontraron en el Bo Shu (un antiguo libro escrito en seda), que fue descubierto en una tumba de la Dinastía Han en el año 1973. Algunos tratamientos de ventosas y registros sobre casos terapéuticos se describen en los primeros libros chinos. Zhao Xueming, médico chino, realizó la práctica de ventosas desde hace más de 200 años y ha completado un libro llamado "Ben Cao Gang, Mu Shi Yi", en la que describe en detalle la historia y el origen de los diferentes tipos de ventosas, funciones y aplicaciones.


Existen siete tipos de ventosas en la práctica en China. Por lo general, los médicos utilizan ventosas con flamas para lograr la succión (presión negativa) en el interior de las copas para aplicarlas en la parte deseada del cuerpo. Otro método de aplicación son las ventosas por sangrado en la que antes de aplicar la copa se deben realizar pequeñas incisiones con una aguja triangular en puntos acupunturales para provocar sangrado; o las ventosas combinadas en las que se aplica una aguja de acupuntura y posteriormente la ventosa.


Pero, la pregunta principal, ¿en realidad sirven las ventosas?


Se han realizado diversas revisiones sistemáticas de literatura en las que se encontraron más de 50 enfermedades o síntomas que fueron tratadas con ventosas, específicamente se ha utilizado para tratar el dolor causado por cualquier índole: dolor muscular crónico (dolor lumbar, fibromialgia etc.), dolor generalizado (esguinces lumbares), dolor provocado por infecciones (Herpes Zoster) y dolor neurálgico (dolor de cabeza y ciática). Las enfermedades respiratorias, como el resfriado común, síntomas de la tos y el asma; lesiones en piel como acné, urticaria, dermatitis, parálisis facial y mastitis también son tratadas por terapia de ventosas. El empleo de ventosas tuvo mayor resultado para aliviar el dolor en comparación con los medicamentos mostrando mayor eficacia en enfermedades como el Herpes Zoster y la Fibromialgia.


Sin embargo, los estudios realizados sobre la aplicación de las ventosas mencionan que carecen de rigurosidad científica, ya que es imprescindible reportar la experiencia de los profesionales así como la frecuencia y duración del tratamiento, pero puede ser una herramienta eficaz para tratar el dolor en rehabilitación, siempre y cuando sea aplicada por expertos en ventosas, recordando que los médicos chinos llevan más de 200 años realizando la práctica de las ventosas así como su estudio, desconfiando de aquellos profesionales que tomando una capacitación de 2 días realizan la aplicación generando daños severos en la piel.


Con base al desempeño deportivo de Michael Phelps en la última justa olímpica se puede decir que las ventosas fueron una técnica de recuperación para conseguir 5 oros y una plata.



Referencias:


L., Mei Chi y cols. (Febrero, 2016). The Effectiveness of Cupping Therapy on Relieving Chronic Neck and Shoulder Pain: A Randomized Controlled Trial. Evidence Based Complementary and Alternative Medicine. Sitio web: http: //www.hindawi.com consultado el 30 de septiembre de 2016. Vol. 16- 7 pp.


H., Cao. y cols. (Febrero, 2012). An Updated Review of the Efficacy of Cupping Therapy. Plos One. Sitio web: http://www.plosone.org consultado el 30 de septiembre de 2016. Vol 10-70.


C., Huang. (Julio, 2013). Effectiveness of cupping therapy for low back pain: a systematic review. British Medical Journal Publishing Group. 2013;0:1–2.


Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter