Dolor de rodilla en corredores

¿Apenas inicias la carrera y un dolor en la parte externa de la rodilla te impide continuar? ¿Has sentido ese dolor también al subir o bajar escaleras? ¿Has notado algún tipo de inflamación en la rodilla? Si has contestado que si a estas preguntas, lo más probable es que estés padeciendo un síndrome iliotibial o el bien llamado rodilla del corredor.

El síndrome iliotibial o rodilla del corredor es una de las lesiones más habituales entre los practicantes de la carrera y el ciclismo, con una incidencia de 12% entre los practicantes de dichos deportes. Se trata de una lesión por fricción de tipo inflamatorio, no traumático por el uso excesivo constante de la rodilla que afecta predominantemente a corredores de distancias cortas y largas y a los ciclistas. El dolor cede al detener la carrera y se reproduce a las pocas zancadas, siendo mucho más intenso en el ascenso de pendientes.

¿Que lo produce?

Es causada por un contacto continuo entre la banda iliotibial y el epicóndilo lateral en la región externa e inferior de la rodilla, en la mayor parte de los casos se desarrolla en forma gradual como resultado de entrenamientos intensos o realizados de manera excesiva, muchas veces inadecuada.

Éstos son algunos factores que pudieran ser causantes de la rodilla del corredor:

1. Una banda iliotibial corta y tensa.

2. El epicóndilo femoral lateral muy prominente.

3. Genu varo con torsión tibial interna.

4. Talones varos.

5. Varo del antepié.

6. Pies cavos.

7. Debilidad del glúteo medio y del tensor de la fascia lata.

8. Debilidad en cuádriceps y en los isquiotibiales.

9. Discrepancia en longitud de los miembros inferiores.

10. Técnica incorrecta de entrenamiento.

11. Omitir el calentamiento previo a la actividad deportiva.

12. Entrenamiento excesivo.

Clasificación

La rodilla de corredor o síndrome iliotibial, se clasifica en 5 grados dependiendo la afectación.

Grado 1. El dolor no se produce durante la actividad deportiva habitual y normal, pero el dolor generalizado aparece de una a tres horas después del entrenamiento y puede resolverse en las siguientes 24 horas

Grado 2. El dolor es mínimo, está presente al final del entrenamiento, el rendimiento no se ve afectado.

Grado 3. El dolor es mayor, está presente en el inicio del entrenamiento, ya interfiere con la velocidad y duración de la actividad deportiva

Grado 4. El dolor restringe el entrenamiento y también es notorio que presente molestias y dolores durante las actividades de la vida diaria.

Grado 5. La sintomatología incrementa, mayormente el dolor que impide cualquier movimiento

¿Cómo saber si yo padezco rodilla de corredor y como curarla?

Pero ojo, el diagnostico de esta enfermedad no es tan sencillo como leer un artículo en internet, se necesitan pruebas diagnósticas especificas tanto en exploración física como pruebas de imagen, para poder dar un diagnostico efectivo y poder descartar cualquier otro padecimiento en las rodillas como degeneración del cartílago, lesiones en los meniscos o lesiones ligamentarias, por incluir algunas.

Si en dado caso que tú que estás leyendo esto, padecieras rodilla de corredor, te tengo una buena noticia, habitualmente los pacientes responden bien a un tratamiento conservador con una incidencia de buenos resultados que alcanza 94%.

El objetivo final es devolver al deportista una rutina sin dolor. Los principios básicos del tratamiento para la rodilla de corredor incluyen controlar la inflamación, modificar la actividad y corregir los factores que puedan mantener o exacerbar el dolor.

Así que amigo mío si después de leer esto, estás pensando que tal vez tú padezcas síndrome iliotibial o rodilla de corredor es importante que acudas con un médico rehabilitador o con un fisioterapeuta para hacerte una evaluación detallada y puedas tratarte lo antes posible.

Referencias.

Fredericson M, Weir A. Practical management of iliotibial band friction syndrome in runners. Clin J Sport Med. 2006; 16 (3): 261-268.

· J. A. Martín Urrialde, A. González de la Ru. El síndrome iliotibial o rodilla del corredor. Revisión de casos. Fisioterapia 2001;23(3):127-134

· Gunter P, Schwellnus MP. Local corticosteroid injection in iliotibial band friction syndrome in runners: a randomised controlled trial. Br J Sports Med. 2004; 38 (3): 269-272; discussion 272.

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter