Esguince de Cuello

Esguince es una lesión de los ligamentos y músculos que se encuentran alrededor de una articulación. Los ligamentos son fibras de colágeno fuertes y flexibles que sostienen los huesos. El esguince sucede cuando estos ligamentos se estiran demasiado y probablemente presentan ruptura, pero no sucede fractura ósea ni dislocación (uno de los huesos de la articulación ya no está en su lugar), provocando en la articulación dolor e inflamación.


El esguince de cuello o esguince cervical es entonces la lesiones de músculos y ligamentos de la región cervical, sin lesión de las estructuras óseas y del sistema nervioso. Pero puede provocar una lesión secundaria, que puede ser escalonamiento de cuerpos vertebrales, hernias de disco, etc.


A menudo el término esguince cervical es sinónimo de latigazo cervical o síndrome de latigazo cervical. Latigazo cervical es un mecanismo de aceleración y desaceleración de energía transferida al cuello.

¿Cuál es las causa?


Puede ser el resultado de un accidente de automóvil por colisión trasera o lateral, pero puede ocurrir también al caer de un caballo, bucear o en otra clase de accidentes. El impacto puede provocar lesiones óseas o de partes blandas, que a su vez pueden producir diferentes manifestaciones clínicas denominadas trastornos asociados al latigazo.

Cuadro clínico


Los síntomas comúnmente reportados y asociados al esguince o latigazo cervical son: dolor del cuello (síntoma más frecuente), cefalea (dolor de cabeza), reducción de rango de movilidad, parestesias en manos (sensación de hormigueo o adormecimiento), rigidez cervical, dolor de hombro, dolor o entumecimiento del brazo y disfagia (dificultad para tragar). En menor proporción: dolor de espalda, vértigo, debilidad, alteraciones visuales y auditivas, fotofobia, fatiga, ansiedad, depresión, irritabilidad, problemas de concentración e insomnio.


¿Cómo se diagnostica?


Realizando una historia clínica, donde se interrogan los antecedentes de la lesión, la hora de aparición de los síntomas, después se realiza la exploración física a través de maniobras de exploración, para evaluar la movilidad del cuello, la sensación de la piel del cuello y brazos, la movilidad de los brazos y la musculatura del cuello y brazos, así como los reflejos osteotendinosos que proporciona información de la integridad del sistema nervioso. El diagnóstico del esguince de cuello puede requerir la elaboración de estudios complementarios como: radiografía, imagen por resonancia magnética (IRM) y electromiografía.


La capacidad para realizar el diagnóstico mediante rayos X es baja, comparada con la detección de los cambios traumáticos por IRM, siendo esta una poderosa técnica de diagnóstico. Por lo tanto, para la valoración integral de los pacientes con diagnóstico de esguince cervical con persistencia de sintomatología neurológica se debe realizar IRM.


¿Cuántos grados de lesión hay?


El grado de la lesión se determinará de acuerdo a una escala que evalúa los síntomas y signos, como se muestran en la siguiente tabla.


Clasificación de Quebec task force de trastornos asociados al latigazo cervical.

Grado Presentación clínica

0 No síntomas cervicales, ni signos físicos.

1 Síntomas cervicales (como dolor, sensibilidad y rigidez), pero no signos físicos.

2 Síntomas cervicales y signos musculoesqueléticos (como una menor amplitud de movimiento o debilidad muscular).

3 Síntomas cervicales y signos neurológicos (como déficit sensorial, disminución o ausencia de reflejos tendinosos profundos y debilidad).

4 Síntomas cervicales y fractura o luxación.

¿Cuál es el tratamiento? ¿Todos los grados de esguince de cuello utilizan collarín?

El tratamiento para el esguince de cuello dependerá del grado de lesión, el tratamiento deberá ser supervisado por un fisioterapeuta:


Grado 1: Uso de collarín blando por una semana, rehabilitación temprana supervisada a base de calor local superficial con compresa húmeda caliente (CHC), técnicas de masaje, movilizaciones activas (que el paciente las realiza sin ayuda), ejercicios de relajación a cuello y cintura escapular (huesos que sostienen la articulación del hombro al tronco) e higiene de columna. El tratamiento de rehabilitación si lo amerita puede complementarse con uso de medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos y relajantes musculares. Se deben mantener las actividades cotidianas.


Grado 2: uso de collarín blando por un máximo de dos semanas, rehabilitación temprana supervisada con calor local superficial o profundo (ultrasonido) en casos de dolor cervical severo, aplicación de electroestimulación por ejemplo TENS o corrientes interferenciales, técnicas de masaje, movilizaciones activas, ejercicios de relajación a cuello y cintura escapular e higiene de columna. Medicamentos: analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos, relajantes musculares. Mantener las actividades cotidianas.


Grado 3: uso de collarín rígido hasta por 3 semanas con retiro gradual, rehabilitación supervisada al retiro del collarín con calor local profundo como el ultrasonido; aplicación de electroestimulación como TENS o corrientes interferenciales, técnicas de masaje, movilizaciones pasivas (el fisioterapeuta realiza las movilizaciones), ejercicios de relajación a cuello y cintura escapular e higiene de columna. Medicamentos: analgésicos, esteroides, relajantes musculares. Reintegración a actividades cotidianas dependiendo de la evolución. Posibilidad de tratamiento quirúrgico.


Grado 4: Tratamiento quirúrgico y posteriormente acudir a rehabilitación.


La fisioterapia para el tratamiento del esguince de cuello es muy recomendable, tiene claras ventajas respecto al tratamiento sólo con collarín, el paciente que inicia una rehabilitación temprana basada en el movimiento y agentes físicos tiene mejoras respecto al estado de salud y el dolor, además de reiniciar temprano y con éxito sus actividades de la vida diaria y además es económicamente favorable.



Referencias.


https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000041.htm


Giebel GD, Edelmann M. Hüser R. (1997). Sprain of the cervical spine: early functional vs. immobilization treatment. Zentrabl Chir .1997;122(7):517-21.


Beatriz A. y Alejandro A. (2009). Esguince cervical. Propuesta de tratamiento. Acta ortopédica mexicana. Medigraphic, 23(2): 103-108


Jouvencel M. R. (2003). Latigazo cervical y colisiones a baja velocidad. Ediciones Díaz de Santos, España. ISBN 978- 84-7978- 056-2.

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter