Fascitis Plantar


La fascitis plantar es la causa más frecuente de talalgia; consiste en la inflamación de la fascia a nivel del hueso calcáneo y dolor en la región del talón que puede irradiarse hacia otras zonas del pie.


La fascia plantar es un tejido compuesto mayormente de colágeno que va desde el hueso calcáneo y posteriormente se divide en 5 bandas hacia los dedos de los pies.

Su función es ayudar a la musculatura a mantener el arco del pie, acumula energía y transmite fuerza de tensión desde el tendón de aquiles hasta los dedos.


Durante el padecimiento de fascitis plantar el dolor suele ser intenso al dar los primeros pasos en la mañana, al mantenerse de pie durante tiempo prolongado o al realizar actividades que requieran cargar peso. Es la causa más frecuente de consultas por patologías en el pie (15-20%), en la población general se estima entre un 3,6% y un 7%, y representa en torno al 8% de las lesiones relacionadas con la práctica deportiva, especialmente la carrera. El pico de incidencia se encuentra entre los 40 y los 60 años, con una duración de 6 a 18 meses, por lo que la recuperación suele ser frustrante para aquellos que la padecen.


Las causas más comunes son el aumento en la actividad física, posturas inadecuadas de pie durante tiempo prolongado o en las que se carga peso, movimientos bruscos y repetitivos, calzado inadecuado y alteraciones en la biomecánica de los pies producidas por factores como el sobrepeso.


FACTORES DE RIESGO


Causas intrínsecas:


-Deficiencias musculares en los pies.

-Pie plano.

-Pérdida de elasticidad.


Causas extrínsecas:


-Sobrecarga o sobreuso.

-Marcha prolongada en terrenos irregulares.

-Calzado inadecuado.

El diagnóstico suele ser clínico, a través de un interrogatorio y una exploración física. El médico se puede apoyar de estudios como radiografías, ecografías o electromiografías para corroborar el diagnóstico y descartar otras patologías.


El tratamiento en primera instancia suele ser conservador, el manejo del sobrepeso en caso de su existencia y el uso de calzado adecuado suele recomendarse a todos los pacientes y a los deportistas se les suele recomendar descanso relativo.


El ejercicio y los estiramientos juegan un papel clave para la recuperación exitosa de este padecimiento, también se puede colocar tapping o vendajes para brindar más soporte y herramientas específicas de la fisioterapia como ultrasonido u ondas de choque (aplicado solo por profesionales de la salud).


No se suele realizar tratamiento quirúrgico, ya que no siempre da buenos resultados y tiene una recurrencia del 30% de los casos.


Referencias.

-Caeiro Candal, J. A., & Pacheco Compaña, F. J. (2018). Fascitis plantar: actualización en el diagnóstico y tratamiento. FMC - Formación Médica Continuada En Atención Primaria, 25(3), 164–169.

-Lafuente Guijosa, A., O’mullony Muñoz, I., de La Fuente, M. E., & Cura-Ituarte, P. (2007). Fascitis plantar: revisión del tratamiento basado en la evidencia. Reumatología Clínica, 3(4), 159–165.

-Sánchez Rodríguez, R., Martínez Nova, A., Gómez Martín, B., & Fraile García, P. A. (2007). Fascitis Plantar. Tratamiento ortopodológico. Fisioterapia, 29(2), 106–112.

- Díaz lópez, A. M., & Guzmán Carrasco, P. (2014). Efectividad de distintas terapias físicas en el tratamiento conservador de la fascitis plantar. Revisión sistemática. 88(1), 157-178.

Entradas destacadas
Entradas recientes
  • Facebook Vlinder Center
  • Instagram Vlinder Center
  • Twitter Vlinder Venter