Manejo del dolor en Fisioterapia


Fisioterapeuta en CDMX

El dolor es uno de los problemas al que comúnmente se enfrentan los profesionales de la salud. Los dolores con mayor prevalencia son los de tipo musculoesquelético y degenerativo; la lumbalgia y la cervicalgia, ocupan los primeros lugares en servicios de rehabilitación.

La mayor parte de los pacientes que presentan dolor crónico prefieren tomar analgésicos/antiinflamatorios por tiempo prolongado y son pocas las personas que acuden a servicios de terapia física y rehabilitación, por lo que muchos pacientes acuden cuando ya existe alguna complicación o secuela considerable que requerirá de mayor tiempo de recuperación. Es por ello que es importante atender desde un inicio el problema ya que cuando el dolor aparece generalmente se suele pensar en “enfermedad” y en muchos casos son problemas menores como espasmos musculares, tendinitis, tensión, etc. Para este tipo de dolores el tratamiento juega un papel importante para evitar pérdidas funcionales y limitaciones en las actividades de la vida diaria. Es necesario conocer el origen del dolor para estructurar el tratamiento adecuado y en caso de ser necesario, canalizar al paciente.

En cuanto a la fisioterapia, hay muchos métodos para el tratamiento del dolor y su implementación se determinará a partir de la valoración y el diagnóstico individualizado de cada paciente pero, aquí haremos una breve mención de los métodos más comunes y el por qué de su aplicación.


MOVILIZACIONES ARTICULARES.

Ayudan a mejorar la dinámica articular y el rango de movimiento para pacientes que tienen limitaciones del mismo, producen un efecto de alargamiento de fibras y lubricación articular. Con el movimiento se busca estimular los aferentes sensitivos para disminuir el dolor.


MASAJE.

El masaje actúa a nivel del sistema nervioso y musculoesquelético. Dependiendo del objetivo del mismo será el tipo de manipulación. El masaje suave produce un efecto analgésico y relajante, estimula la circulación por lo que ayudará en el tratamiento de espasmos musculares, rigidez y tensión muscular, tendinopatías, etc. El masaje profundo se utiliza para puntos dolorosos en específico por medio de golpeteo, amasamiento, fricción y presión, produce aumento de flujo sanguíneo localizado por lo que es ideal para el relajamiento muscular de deportistas o puntos específicos dolorosos para liberar tensión muscular y realineación de tejidos.


ESTIMULACIÓN VIBRATORIA.

Se produce presión repetitiva a cierta frecuencia sobre la zona dolorosa que produce un efecto de entumecimiento, adormecimiento y analgesia, indicado para el tratamiento de dolor en tendón o músculo afectado y puntos gatillo.


EJERCICIO TERAPÉUTICO.

La mayoría de las personas tiene la creencia de que el reposo y la inmovilización prolongada mejorará el dolor con el tiempo y aunque en casos agudos y específicos puede ser lo más recomendable, en otros no, lo cierto es que a falta del movimiento los tejidos se deterioran disminuyendo la elasticidad de los tejidos blandos, la fuerza muscular y por consecuencia disminuye el tono muscular que termina produciendo mayor dolor y limitación funcional. Un programa enfocado en el mantenimiento de la fuerza y capacidades musculares, así como en estimular el movimiento, mejora significativamente el dolor.


REEDUCACIÓN MUSCULAR Y POSTURAL.

La mayoría de los casos de dolor no patológico tienen su origen en mala higiene postural. La reeducación postural es una estrategia fundamental en el tratamiento para el dolor ya que se puede prevenir la recidiva del dolor.


TENS (ELECTROESTIMULACIÓN).

La electroestimulación nerviosa transcutánea produce un efecto analgésico y relajante a través de corriente eléctrica. Tiene mayor eficacia en el tratamiento crónico, mayormente en pacientes adultos. Utilizar el TENS junto con otras terapias analgésicas potencia su eficacia. Se indica principalmente para el tratamiento del dolor neuropático, postoperatorio y postraumático.


ULTRASONIDO.

Actúa a nivel celular, ya que por medio de vibraciones ultrasónicas favorece a la recuperación de tejidos y disminución del dolor, mejora la vascularización en los tejidos en recuperación y mejora la permeabilidad de la membrana, produciendo efecto analgésico y antiinflamatorio.


LÁSER.

Se aplica sobre lesiones, puntos dolorosos en específico y cicatrices, ayuda a reducir la inflamación, aliviar el dolor agudo y crónico, estimula la cicatrización, aumenta la microcirculación por lo que ayuda a acelerar la reparación de tejidos.


TERMOTERAPIA.

El calor produce aumento de flujo sanguíneo y liberación de histamina lo que reduce el tono muscular y produce aumento del umbral del dolor Inmediatamente después de su aplicación. Se emplea mayormente en procesos crónicos.


CRIOTERAPIA.

La aplicación de frío reduce la reacción inflamatoria y la acción neuromuscular por lo que es ideal para procesos agudos. Disminuye el flujo sanguíneo y produce un efecto de anestesia local y relajación muscular.


INMOVILIZACIÓN.

La inmovilización se emplea en procesos agudos como fracturas por medio de vendajes rígidos y férulas para disminuir el dolor. La restricción de movimiento deberá ser la que el médico indique evitando su uso prolongado para evitar la atrofia muscular, rigidez articular, fibrosis y disminución de la fuerza.


Existen una infinidad de técnicas y métodos que se emplean de manera conjunta para el tratamiento del dolor pero la elección dependerá de los objetivos, el diagnóstico y el caso individualizado de cada paciente. Es importante acudir a un profesional de la salud para poder tratar el dolor, evitar la automedicación y la limitación funcional.



REFERENCIAS.

  • Capó-Juan, M. Á. (2016). Efectividad de los programas educativo-terapéuticos en Fisioterapia. Revista de la Sociedad Española del Dolor. doi:10.20986/resed.2016.3436/2016

  • García-AndreU, J (2017). Manejo básico del dolor agudo y crónico. Revista anestesia en México. Vol 29. 77-85

  • Llapapasca Cruz, C. P., De la Torre, F., Jiménez Sánchez, S. M., Mallma Medina, A. S., Ruiz Ramírez, E., & Valdez Jurado, F. R. (2017). Efecto del láser terapéutico infrarrojo en la reparación ósea post-exodoncia en ratas albinas. Revista estomatológica herediana, 27(2), 101.

  • Megía García, Á., Serrano-Muñoz, D., Bravo-Esteban, E., Ando Lafuente, S., Avendaño-Coy, J., & Gómez-Soriano, J. (2019). Efectos analgésicos de la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea en pacientes con fibromialgia: una revisión sistemática. Atencion primaria, 51(7), 406–415.

  • Rodríguez Grande, E. I., Universidad del Rosario. Bogotá D.C., Colombia, Ramírez Ramírez, L. C., Universidad Industrial de Santander. Bucaramanga, Colombia, & Universidad Industrial de Santander. Bucaramanga, Colombia. (2015). Uso del ultrasonido terapéutico pulsado en el tratamiento de personas con osteoartritis de rodilla. Revista de la Universidad Industrial de Santander Salud, 47(3), 337–348.