Artritis Reumatoide

September 15, 2016

 

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica, sistémica (está en todo el cuerpo, aunque es evidente en las articulaciones), autoinmune e inflamatoria del tejido conectivo que ataca principalmente las articulaciones de las extremidades, también a los músculos, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos vecinos, generando dolor, rigidez y pérdida gradual de la función. Su presentación típica incluye remisión parcial de los síntomas y exacerbaciones impredecibles. Su causa es desconocida pero se sabe que factores genéticos, infecciosos y endócrinos se involucran en su origen, es cuatro veces más frecuente en mujeres  7 veces a uno que en hombres adultos, no se presenta en niños, aunque hay enfermedades muy parecidas en ellos.

 

La aparición de la artritis reumatoide es gradual, comúnmente alrededor de los 40 años de edad y con algunos de los siguientes síntomas: fatiga, falta de hambre, fiebre leve persistente, pérdida de peso y síntomas articulares vagos; posteriormente rigidez articular después de la inactividad (al levantarse). Sin embargo, es indispensable que ante la sospecha personal o médica sea evaluado no solo clínicamente sino mediante exámenes de laboratorio y radiográficos por un especialista en reumatología, pues al ser vagos los síntomas, es muy fácil confundir el diagnóstico con las muchas otras enfermedades reumatológicas. Si bien no se trata de una enfermedad letal en el corto plazo, trasciende en términos de discapacidad, pues una de las primeras causas de disminución/pérdida de calidad de vida en las sociedades occidentales, particularmente en Latinoamérica.

 

Durante años recientes el avance de las ciencias médicas en torno al conocimiento de la artritis reumatoide ha sido sustancial, particularmente en países desarrollados, con ello, se han desarrollado medicamentos como el metrotexate que han revolucionado el tratamiento de la artritis reumatoide, de manera que la remisión clínica (ausencia de síntomas) debe ser el objetivo a lograr en la actualidad en la mayoría de las personas, además, es un requisito para evitar el daño a las articulaciones y la discapacidad concomitante.

 

La implementación de un tratamiento para la artritis reumatoide (AR) no solo involucra lo farmacológico, sino que varios profesionales se involucren para mejorar la calidad de vida de las personas con AR: médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, nutriólogos y psicólogos. Estos tratamientos integrales han demostrado ser superiores al uso aislado de cada uno de ellos incluyendo el farmacológico, es decir, si se desea que la persona tenga el mayor beneficio del tratamiento, es una idea lógica implementar rehabilitación, nutrición y psicología junto con el medicamento o medicamentos. Esto es particularmente importante en estados intermedios y avanzados de la AR, donde los síntomas (particularmente el dolor) empiezan a disminuir la calidad de vida y función de la persona que la padece.

 

 

REFERENCIAS

  1. Chronic Disorders: An Incredibly Easy! Pocket Guide. Lippincott Williams & Wilkins 2009.

  2. Delisas Physical Medicine  Rehabilitation: Principles And Practice, 5a Edición. Williams & Wilkins 2010.

  3. First Latin American position paper on the pharmacological treatment of rheumatoid arthritis. Rheumatology 2006;(49) ii7–ii22.

  4. Sharpe L. Psychosocial management of chronic pain in patients with rheumatoid arthritis: challenges and solutions. Journal of Pain Research 2016:9, 137-146

  5. Park Y, Chang M. Effects of rehabilitation for pain relief in patients with rheumatoid arthritis: a systematic review. J. Phys. Ther. Sci. 2016(28): 304–308.

  6. Tanaka Y. Current concepts in the management of rheumatoid arthritis. Korean J Intern Med 2016;31:210-218.

     

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Estabilidad, resistencia, corrección postural; algunos beneficios de entrenar el CORE

July 3, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes