Terapia ocupacional y memoria en pacientes que presentan Alzheimer.



¿Qué es el alzheimer?

La enfermedad de alzheimer afecta la habilidad de las personas para recordar, razonar y comunicarse. La enfermedad de alzheimer es la causa más común de demencia, un término general para describir los problemas de la memoria y otras funciones mentales.


A continuación, conoceremos las cinco etapas de dicha enfermedad:


–Alzheimer preclínica: En esta etapa no hay ningún síntoma de la enfermedad, este se puede ver mediante una serie de pruebas de imágenes.


-Deterioro cognitivo leve debido a la enfermedad de Alzheimer: En esta etapa aparecen cambios leves en su memoria y capacidad de pensamiento, los cuales no llegan a ser significativos como para afectar en las actividades de la vida diaria, sino dificultad para recuperar información sencilla como una conversación diaria o saber dónde están las “llaves de casa”.

Durante esta etapa interviene el terapeuta ocupacional mediante ejercicios de estimulación cognitiva relacionados con las áreas de la orientación temporal, memoria a corto plazo y función ejecutiva, teniendo como objetivo mantener las capacidades mentales todo el tiempo posible.


-Demencia leve a causa de la enfermedad de Alzheimer: En esta etapa se suele diagnosticar dicha enfermedad, los síntomas más comunes son: Dificultad para resolver problemas, tareas complejas y juicios sólidos, pérdida de memoria de eventos recientes, dificultad para expresar y organizar pensamientos y pérdida de objetos.

Es importante seguir realizando estimulación cognitiva hacia las áreas más afectadas de la persona mediante actividades fáciles y complejas donde tengamos que apoyar a la persona y con esto no aumentar los niveles de frustración. El objetivo en esta etapa es retrasar la pérdida de las capacidades cognitivas.


-Demencia moderada a causa de la enfermedad de Alzheimer: Los síntomas en esta etapa son: Pérdida de memoria mayor, juicio cada vez menor, apoyo con actividades de la vida diaria (AVD) y cambios en su conducta.

Durante esta fase, la persona se vuelve dependiente en algunas tareas, es por ello que es recomendada la actividad física y estimulación de áreas que ayuden al mantenimiento de la autonomía de la persona.


-Demencia grave a causa de la enfermedad de Alzheimer: Durante esta etapa existe pérdida de autonomía en las actividades básicas de la vida diaria, pérdida de la capacidad de comunicarse y capacidades motoras; convirtiendo a la persona en dependiente.

Es importante tener mucho cuidado con la comida, ya que la deglución se vuelve muy deficiente y se pueden producir aspiraciones, que pueden terminar en neumonías.


Es por ello, que el Terapeuta Ocupacional hace en el proceso de la enfermedad de alzheimer el retraso en medida de lo posible de la capacidad y autonomía a través de diferentes técnicas que mantienen y estimulan las capacidades cognitivas y funcionales de la persona. Al igual, el brindar las pautas necesarias a la familia/cuidadores, para mantener la mayor calidad de vida de las personas.




Algunas de las actividades a trabajar con personas que presentan la enfermedad de alzheimer son basadas en el método Montessori, desarrolladas para promover y mantener las habilidades existentes, al igual que estas siguientes:


-Actividades relacionadas con la vida anterior de la persona.

-Actividades relacionadas a actividades básicas de la vida diaria e instrumentales.

-Actividades de seriación.

-Discriminación sensorial.

-Ver fotografías.

-Ordenar.

-Emparejamiento y clasificación.

-Formas.

-Búsqueda de objetos.

-Cálculo.

-Lecto-escritura.



Referencias:

Matilla R, Martínez R, Fernández J. (2016). Eficacia de la terapia ocupacional y otras terapias no farmacológicas en el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 51, 6 - 8.


Avarena J. (2014). La ocupación como factor protector de la demencia por enfermedad de alzheimer. José Miguel Avarena Castro. Revista Chilena de Terapia Ocupacional, 14, 4 - 8.



Entradas destacadas
Entradas recientes